monstruoso

El baile de máscaras comenzó a la hora fijada. Los bailarines cubrían sus rostros con delicados encajes, con elaborados antifaces de escayola de rasgos animalescos, con sombrías caretas deformes. Él en cambio acudió a rostro descubierto, pero nadie lo notó.

Anuncios