licenciado

El día que terminó la carrera de Derecho, rompió todos los apuntes y enterró los pedacitos en el jardín. De ellos nacieron altas flores, de las que aprendió a destilar un jarabe oscuro. Lo tomaba por las mañanas antes de ir a los juzgados, y nunca perdió un caso.

Anuncios

el nigromante neófito

Acude con los ajados pergaminos bajo su manto. Cual impío alfil atraviesa el suelo del mausoleo, de mármol ajedrezado, entonando su encantamiento.
Ella despierta y le da la mano, dócil. Él suspende el hechizo y la acuesta amorosamente en el sepulcro. Hoy tampoco le ha llamado Papá.

entre risas

En sus últimos años, mi abuelo tenía una sonrisa desdentada. Mi padre le contaba chistes picantes para hacerle reír hasta que olvidaba sus dolores. Aquella tarde, entre los dientes mellados se le escapó silbando la vida, y su alma quedó congelada para siempre en un paréntesis de risas.