autor intelectual

He sido vaca, hormiga, rosal, ratón. Nuestras vidas están destinadas a cruzarse en la continuidad kármica, pues somos dos mitades de un solo ser. Cuando vi el cuadro —esa sonrisa discreta, esos ojos esquivos— reconocí su alma a través de océanos de tiempo. Peruggia no tardará en traérmelo al Tíbet.

Mona_Lisa_detail_eyes

Imagen: Mona Lisa

Anuncios

Dolores

Desde el accidente, en su corazón giraban dos penas. El primer dolor era el desgarro de su ausencia. El segundo, su presencia: verla sustituida por aquella copia defectuosa, y sentirse más padre que marido.

Pero sonreía.

Así mantenía alejado el tercer dolor: cuando ella fugazmente era consciente de todo.

adorada

Aún chorrean sus ropajes con las aguas del río Pactolo, a las que ha entregado su áurea bendición. Aún porta en su regia cabeza la corona dionisíaca con la que elevó la última, desesperada plegaria. Aún, horas después, abraza Midas a su amante y salda todos los besos atrasados.

klimt-beso

Imagen: El beso, de Gustav Klimt

estación fantasma

Había una vez una estación que no aparecía en los planos de metro, y que tan sólo se dejaba ver a los viajeros una vez cada 100 años. Cada 21 de enero, se decía que si pegaban la cara al cristal y escudriñaban en la oscuridad podrían verla todavía, congelada en el tiempo, con las taquillas llenas de billetes y grandes carteles anunciando productos antiguos. Y así iba pasando desapercibida a los ciudadanos, escondida en un pliegue del tiempo.