pánico

Agotado de soplar las brisas del amanecer y corretear al abrigo de las sombras del bosque, el divino fauno duerme a pierna suelta su merecida siesta entre los cañaverales. Un pastor sopla el cuerno, perturbando su sueño, y en venganza el dios desata un terror masivo entre su rebaño.

Anuncios

desafío

La puerta del cementerio chirría, entreabierta. Bajo los cipreses, el nigromante eleva sus brazos y entona un cántico impío. Los esqueletos se levantan de sus tumbas como peones de ajedrez.
Al otro lado, la hechicera les arranca las ánimas, retuerce sus sombras y aguarda su turno: blancas mueven primero.

escondites

Cuando el tedio del lunes acorrala mi imaginación. Cuando busco mi sonrisa en el espejo, sin encontrarla. Cuando siento la soledad agusanando mi alma enamoradiza.
Entonces… recuerdo que escondí esos pedacitos de mí en mi estantería. Y, cada noche, cobran vida cuando leo mis queridos libros.