arcano mayor

La anciana barajaba las cartas con sus manos nudosas llenas de sortijas. Concentrada, inclinaba la cabeza ofreciéndole la visión de sus rizos color de plata.

—Corta —dijo.

Él mostró la carta “El enamorado” mientras esbozaba una arrugada sonrisa. Ella, como siempre, no reparó en su mirada y falló su predicción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s