pensamientos felices

Peter está mayor. Asomado a la cornisa del geriátrico, coquetea con la locura, y busca sin éxito en la noche estrellada razones para no saltar.
Al caer, ve una centella descender del firmamento para acudir a su encuentro, fulgurante y furiosa.
—¡Campanilla!, ¡llévame a Nunca Jamás! —grita, jubiloso.

Anuncios

infracción estacional

Verde. El invierno circula veloz, arremolinando ventiscas en torno a las casas, besando los picos de las cumbres.

Ámbar. El sol sale y sentencia el fin de su reinado: pronto llegará la primavera. Así lo anunciaron los cerezos.

Rojo. Los últimos copos de nieve se le escapan, díscolos…

signos

Aterrizamos aquí hace dos días con esperanzas de hallar vida inteligente y, esa misma noche, los prados tornasolados mutaron del amarillo al verde. Ayer, las copas de aquellos ominosos árboles adoptaron una familiar frondosidad. Hoy comprendimos: el planeta nos escribe mensajes en su misma piel: «sentíos como en casa».