belleza interior

El oráculo vaticinó que el caprichoso ifrit nos ayudaría a conseguir lo que tanto ansiábamos, pero condenaría nuestro amor. Se equivocaba: nada podrá separarnos. En cuanto termine de despiojarte, nadie podrá negar que estoy casado con la mona más hermosa de todo Bagdad. Sí, perdón, quise decir casada.

Anuncios