sigue nadando

Brotaste en mi interior como una chispita de esperanza. Los médicos dijeron después que nuestra sangre es incompatible: yo negativa, tú positivo. Que el día que te alumbre traeré muerte en lugar de vida.
Pero encontré la forma de seguir juntos: solo tengo que apurar este líquido amargo.

Anuncios

dos corazones

La fina sábana, empapada en sudor, se adhería pegajosa a su piel. Aquel calor de agosto estático y plomizo la mantenía en una extraña duermevela que la dejaría agotada, una noche más. De pronto, sintió una inconfundible humedad en las pantorrillas, ¿se estaba derritiendo? No, había roto aguas.