energía

Tras la chispa primigenia, cabalgué un huracán de polvo estelar con mis hermanos. Sublimados, formamos este planeta azul. Fuimos luego una planta, que al morir, durmió por siglos en un lecho de arcilla. Los mineros nos despertaron, ya carbón, y hoy nuestras brasas te calientan. Ahora somos tú. Eternos.

Anuncios

signos

Aterrizamos aquí hace dos días con esperanzas de hallar vida inteligente y, esa misma noche, los prados tornasolados mutaron del amarillo al verde. Ayer, las copas de aquellos ominosos árboles adoptaron una familiar frondosidad. Hoy comprendimos: el planeta nos escribe mensajes en su misma piel: «sentíos como en casa».

here comes the sun

Diez meses navegando la nada. El día señalado, a una orden del capitán, iniciaron el regreso. Fijaron coordenadas. La negrura dio paso a un torbellino de líneas blancas, mientras los motores de elongación espacio-temporal deceleraban. Al fin, al ver acercarse aquella gran esfera anaranjada, supieron que estaban en casa.