escondites

Cuando el tedio del lunes acorrala mi imaginación. Cuando busco mi sonrisa en el espejo, sin encontrarla. Cuando siento la soledad agusanando mi alma enamoradiza.
Entonces… recuerdo que escondí esos pedacitos de mí en mi estantería. Y, cada noche, cobran vida cuando leo mis queridos libros.

Anuncios

en la cuerda floja

Araña el fondo de la lata, en vano: no queda dinero para las medicinas del abuelo. Resignado, se pinta la cara de blanco, se pone la nariz roja y decide que esta noche hará un triple mortal sin red desde el trapecio. Les parecerá desternillante.