desleal

La puerta de piedra se cerró. Tras ella, el sarcófago del faraón rodeado de sus tesoros más preciados, ricos manjares… y sus mujeres y sirvientes.

Todo cuanto dispuso llevarse al otro mundo.

“Todo no”, pensó el visir, y confió en que los niños ya hubieran llegado al río.

Anuncios