escondites

Cuando el tedio del lunes acorrala mi imaginación. Cuando busco mi sonrisa en el espejo, sin encontrarla. Cuando siento la soledad agusanando mi alma enamoradiza.
Entonces… recuerdo que escondí esos pedacitos de mí en mi estantería. Y, cada noche, cobran vida cuando leo mis queridos libros.

Anuncios

sin palabras

Buscó en los documentos de mi disco duro, asaltó los respaldos archivados en la nube, hurgó en todos mis USB. También localizó los borradores en papel. Y destruyó todo: 90.000 palabras, aniquiladas. No sé explicarle lo que me pasó, señor juez… ojalá su muerte me las devolviera.