gaia

La tenían alterada. En apenas unos pocos milenios, aquellas molestas criaturas habían derretido sus hermosos y níveos casquetes polares, inflamado sus mares y talado sus frondosos bosques empobreciendo su biosfera. Su paciencia no era ilimitada, así que un día se le encendieron los volcanes y todo terminó.

Anuncios