here comes the sun

Diez meses navegando la nada. El día señalado, a una orden del capitán, iniciaron el regreso. Fijaron coordenadas. La negrura dio paso a un torbellino de líneas blancas, mientras los motores de elongación espacio-temporal deceleraban. Al fin, al ver acercarse aquella gran esfera anaranjada, supieron que estaban en casa.

Anuncios