un rayo de luz

Una vocecilla infantil alcanza el mostrador:
— Po favo, dosss heladossss.

Le sigue una cascada de risas adultas, y él sonríe en la oscuridad.
—¿Qué añitos tienes?
—¡Dossss!
—No tengo helados, ¡pero lo has pedido muy bien!
—¿Y… uno? —regatea.
—Cariño, yo solo tengo cupones de lotería.

Anuncios

soberanía

Primero nos quitaron Islas Filipinas. Luego desapareció el Congo y hoy se han llevado Madagascar. Segurísimo, Mamá. Las gemelas nos están intentando robar el puzzle del mundo pieza por pieza, así que no las vuelvas a invitar a merendar a casa.

desleal

La puerta de piedra se cerró. Tras ella, el sarcófago del faraón rodeado de sus tesoros más preciados, ricos manjares… y sus mujeres y sirvientes.

Todo cuanto dispuso llevarse al otro mundo.

“Todo no”, pensó el visir, y confió en que los niños ya hubieran llegado al río.