arúspice

Abrió el vientre velludo con su cuchillo ceremonial. El corazón aún conservaba los ecos de sus redobles y hablaba del hijo. El hígado, más elocuente, presentaba tonalidades ocres que indicaban una traición. Estómago, riñones, bazo y pulmones marcaron el día.  “Cuídate de los idus de marzo” fue la predicción.

Anuncios