canciones de libertad

Encadenados en la fila, somos la nueva generación abriéndose paso. Triunfantes. Todo muere alrededor; nuestro amanecer ionizante comienza. «No tengáis miedo de la energía atómica», decía el profeta. En este Sión prometido, creamos nuevas rimas helicoidales y las flores se abren dobles, como mariposas prestas a volar.

Anuncios

entonces lo supo

Marie levantó la cabeza de su cuaderno. Llevaba tanto tiempo enfrascada en sus notas que no se había dado cuenta de que había anochecido. Lloró al ver el laboratorio refulgir en tenues colores azul y verde por la radiación. Un trabajo al que había entregado su vida.