el suplantador

Se viste de barrendero y patrulla la calle de contenedor en contenedor, pivotando la cabeza de hito en hito, la mirada siempre vigilante. Y cuando nadie le ve, destapa, rebusca, apresa. Halla un hueso de jamón. Esta noche, la sopa llevará algo más que piedras.

Anuncios

Susi

Apestaba a colonia barata, tenía cuatro pelos mal peinados y le faltaban varios dientes. Llevaba en la piel el inconfundible tatuaje del frío. Pero nunca faltaba al voluntariado, porque ella sabía mejor que nadie lo importante que pueden ser un café y una charla cuando duermes en la calle.