morfometasis

Érase una vez una mariposa que vivió tanto, tanto, tanto, tanto, tanto, tanto, tanto…
que se arrugó todita y se convirtió en oruga.

Anuncios