carta a un joven dictador

Nunca subestimes a las mariposas. Parecen lindas e inofensivas, pero conocí tres que falfullaban de mí, pedían votar y otras vainas. Eran bien molestosas y las mandé matar… yo no sabía que su aleteo puede provocar grandes cambios: aquel 25 de noviembre sentencié mi muerte.

Microrrelato participante en el IV Concurso de Microrrelatos contra la violencia de género de San Javier (Murcia)

Anuncios

dos por una

Perfectamente planificado y preparado. Eso dijo el señor juez, dado que había comprado la cal viva y las bridas tiempo antes. Pero no es así: la llamé, le dije que había firmado los papeles del divorcio. Lo que no me esperaba es que viniera con una amiga.