memoría

La botella fue mi medicina durante años: bebía hasta que los dolores desaparecían. ¿Disgustos o problemas? Todos los ahogaba en vino. Tras el enésimo ultimátum de mi familia, y varios intentos, conseguí dejarlo. Pero un día el médico me dio la mala noticia: “El cuerpo tiene memoria”. Me moría.